Skip to main content
MenuMENU

Botemanía, el mejor portal de Bingo Online

Ver

Juega a bingo online sin depósito

Ver

Hasta las 5 de la mañana Botes garantizados

Ver

10€ gratis para jugar solo por registrarte

Ver

Tragaperras con dinero real en Paf

Ver

20€ por cada amigo invitado

Ver

Historia del bingo online

¿De dónde viene el bingo online tal y como lo conocemos?
historia-bingo-online

El recorrido del bingo online ha sido muy largo. El juego tradicional nació en el siglo XVI y desde entonces ha vivido una larga historia hasta llegar a nuestros ordenadores y teléfonos. Descubre a continuación las distintas etapas por las que ha pasado este juego que forma parte de nuestra cultura. 

Origen del juego de bingo

Estas son las distintas fases por las que ha pasado el juego del bingo hasta llegar a las salas de bingo online que generan comunidades de bingueros y regalan botes que alcanzan los miles de euros. 

Un resumen de la historia del bingo

- Lotto: el origen del bingo está datado en 1530 en Italia donde se jugaba -y todavía se juega cada sábado- a "Lo Giuco di Lotto D'Italia". Hacia 1770 pasó a Francia, llamándose "Le Lotto", y en el siglo XIX los alemanes utilizaron una versión de este juego para enseñar a los niños a contar. 

- Beano: se dice que fue Edwin S. Lowe quien vio la parte comercial del bingo y también quien le dio el nombre que hoy en día utilizamos. Lowe era un vendedor de juguetes que en uno de sus viajes paró en una feria en Jacksonville (Georgia) donde se estaba jugando a un juego que él desconocía pero que tenía enganchados a todos los asistentes.

El encargado del juego tenía una caja de puros de donde sacaba unos números. Los participantes tenían cartones con números que iban cubriendo con habichuelas ("beans") según iban saliendo. 

El organizador le contó que había visto un juego similar en una feria en Alemania y lo había "exportado" con alguna variación. Le llamaban "beano" y Lowe lo empezó a jugar en Nueva York, de donde era. En uno de sus juegos una mujer en lugar de gritar "beano" (pronunciado "biino" cuando tuvo el cartón completo, dijo "bingo". 

El vendedor de juguetes adoptó el nombre y contrató a un matemático, Carl Leffer, para que le ayudase a crear más combinaciones de cartones. En 1930 había hecho más de 6.000 cartones de bingo distintos pero